Yoga para el estrés

El estrés es uno de los problemas más populares que aquejan a las sociedades en la actualidad. Vivimos a ritmos tan acelerados que no podemos detenernos a pensar en las consecuencias que la tensión provoca en nuestro sistema nervioso. No obstante, con el tiempo, esa tensión deriva en problemas de salud más serios que nos obligan a parar.

¿Eres de los que piensan que prevenir es mejor que curar? Entonces, no permitas que tu rutina te ahogue. ¡Actúa ahora! ¿Sabías que el Yoga puede ser un excelente elemento para introducir en tu vida diaria y mejorar tu estado de salud física y mental?

Yoga para el estrés

El estrés y el ritmo de vida acelerado

Se conoce bajo el nombre de estrés una reacción de nuestro organismo en la que se ponen en marcha nuestras defensas para enfrentar una situación que puede resultar amenazante. Cuando una persona sufre de estrés sus funciones vitales se modifican provocando alteraciones en su calidad de vida. Además, cuando esta tensión se experimenta durante un tiempo prolongado, puede derivar en serios problemas de salud. Por eso, saber detectar cuándo estamos siendo víctimas de este tipo de problemas es fundamental para actuar en consecuencia y asegurarnos una vida saludable.

Es importante señalar que no existe una edad particular para padecer este trastorno pero que, generalmente, viene ligado a altas responsabilidades, frustración por enfrentar una situación laboral o familiar que causa impotencia y dolor o como consecuencia de tener un problema en nuestra vida que sentimos que se nos va de las manos.

La forma en la que reaccionamos ante nuestros problemas emocionales puede decantarse en síntomas de estrés. Y, en algunos casos, en enfermedades cardiovasculares, derivadas del impacto de la tensión sobre nuestro sistema circulatorio.

Los principales síntomas de estrés son la tensión muscular y una cada vez más reducida tolerancia a soportar las frustración o aquellas cosas que no nos gustan del mundo que nos rodea. Debes saber que existen diversos tipos de estrés; no dejes de leer nuestro artículo específico en el que te lo contamos todo sobre esta enfermedad.

Si tienes una vida poco saludable —podrás notarlo si te alimentas malamente, duermes menos horas de las que tu organismo necesita y reservas poco tiempo para encontrarte contigo mismo y para disfrutar— es un buen momento para replantearte tu rutina para sentirte más feliz. ¿Has probado con el Yoga?

Aliviar el estrés practicando Yoga

Uno de los métodos que propone la medicina alternativa para tratar el estrés es el Yoga. A diferencia de lo que se cree, el Yoga es mucho más que una forma de hacer meditación, consiste en aportarle a nuestro organismo un ejercicio específico que nos ayude a relajar los músculos y que colabore con la distribución equilibrada de la energía a través de nuestros músculos.

Entre los numerosos beneficios que produce la práctica de Yoga en el organismo cabe mencionar sus excelentes propiedades como un antídoto contra el estrés y otros numerosos riesgos de la salud. Gran parte de estos beneficios tiene que ver con que esta rutina nos ayuda a reforzar nuestro sistema inmunológico, que nos permite estar preparados para combatir cualquier complicación en nuestra salud. Como podrás comprender, así como ocurre con otras rutinas de actividades físicas, el Yoga aporta a nuestro organismo un sinfín de bondades que pueden ayudarlo a recuperar la armonía perdida en tantos años de trabajo estresante.

La forma en la que el Yoga puede ayudarnos a combatir el estrés es a través de técnicas de respiración y de la relajación muscular. Esto nos lleva a equilibrarnos físicamente lo que deriva en una clara mejoría en nuestra mente: al sentirnos bien con nuestro cuerpo algo fluye armónicamente en nosotros y nos hace recuperar el deseo de vivir y disfrutar.

A diferencia de lo que ocurre con las actividades físicas, el Yoga combina el deporte con la meditación, lo que potencia inevitablemente nuestra relación entre cuerpo y mente y nos ayuda a estar en completa armonía.

La actividad física nos ayuda a fortalecer la musculatura, alargar nuestras articulaciones y mejorar el funcionamiento de nuestros ligamentos; esto puede ayudar a combatir problemas de salud relacionados con el envejecimiento así como también la artritis y, sobre todo, los dolores musculares producidos por la tensión.

Yoga para el estrés

La meditación, por su parte, nos ayuda a desconectar de nuestra estresante rutina y ubicarnos en un canal limpio a través del cual todo lo que antes creíamos fundamental carece de importancia y sólo tiene relevancia nuestra relación con el universo y con nosotros mismos. Esto nos ayuda a desbloquear las tensiones emocionales al adquirir una perspectiva diferente para mirar la vida.

La combinación de meditación y actividad física es sin duda una fantástica cura contra el estrés que nos ayuda a comprender que nuestra vida puede ser sumamente insignificante y, a la vez, que para nosotros debe ser fundamental. Al entender esto podemos tomar decisiones que nos lleven a vivir de forma más ordenada y feliz.

Si quieres emprender este bello camino hacia el bienestar te recomendamos que primero consultes con tu médico para que sepa guiarte adecuadamente. Es importante que sepas que, tratándose de una actividad física intensa, debes estar preparado y prevenir cualquier complicación que pudiera surgir de esta práctica. Por lo tanto, sería recomendable que entre tu médico y tu instructor de Yoga planificaran una rutina de ejercicios acorde a tu estado de salud. Además, es conveniente que las prácticas comiencen de forma suave y los ejercicios más exigentes vayan incorporándose de forma paulatina, a medida que vas adquiriendo flexibilidad.

Todos sabemos que el estrés es uno de los principales factores que contaminan nuestra salud y la van deteriorando poco a poco, por esto tomar una decisión que nos ayude a mejorar nuestra calidad de vida puede ser una excelente forma de aferrarnos a la vida y de hacer frente a esta rutina vertiginosa y llena de ruido a la que nos hemos acostumbrado.

Decidirnos a practicar Yoga, sin duda, puede ser una de las mejores decisiones que podemos tomar para controlar ese estado emocional y físico que nos corroe y que nos impide disfrutar de nuestra vida como lo hacíamos antes. Abramos la mente, centrémonos en cuidar de nosotros y en poco tiempo volveremos a reír como niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest