Tratamientos contra la ansiedad

Una vez que se ha diagnosticado el trastorno es muy común que los médicos receten fármacos para aliviar los síntomas. Estos medicamentos reciben el nombre de ansiolíticos y los más comunes son la benzodiacepina y la buspirona. No obstante, muchos especialistas antes de recetar fármacos prefieren que los pacientes experimenten técnicas de curación naturales tales como la relajación, la meditación y la biorretroacción.

Tratamientos naturales contra la ansiedad

Tratamientos contra la ansiedad

El camino para tratar la ansiedad depende, fundamentalmente, del tipo de ansiedad que se padezca y, en segunda instancia, de la gravedad del mismo. Además, dependerá también de las preferencias del terapeuta y del paciente. Lo ideal es combinar la psicoterapia con la medicación; y, mejor aún si se le agrega algún tipo de terapia natural como yoga o meditación.

El secreto para controlar la enfermedad es aprender a manejar los niveles de estrés en nuestra vida. Poner un límite a las presiones y a las responsabilidades y aprender a tomarnos tiempo libre de nuestros estudio y trabajo puede ser fundamental para evitar llegar a padecer serias crisis de ansiedad.

Si has sentido algún tipo de síntoma que te hace pensar que padeces ansiedad te recomiendo que en primer lugar aprendas alguna técnica de relajación: aprender a relajarse es fundamental para los que padecen este tipo de trastorno. La relajación puede ser un tratamiento sumamente efectivo contra la ansiedad.

Pero cada persona es un mundo por lo tanto te recomiendo que busques información acerca de diferentes tipos de técnicas naturales contra la ansiedad porque existen muchas y, es posible, que des con una que te resulte efectiva. Hay muchísimos libros de los que puedes extraer información en torno a cómo cuidar tu salud emocional y física a través de técnicas alternativas.

Puede serte de gran ayuda el escribir una lista sobre aquellas cosas que no te gustan de ti misma y reemplazarlas por cosas positivas. Se trata de reemplazar los sentimientos e ideas negativas respecto a tu persona con ideas y pensamientos positivos hasta conseguir que estas ideas se conviertan en sentimientos: hasta sentir ese amor propio.

Si después de probar todos estos consejos sigues sintiendo altos niveles de ansiedad te recomiendo que visites a un especialista; puedes comenzar con la psicoterapia y, si no te funciona, o si tu terapeuta lo considera necesario, recién entonces recurrir a tratamiento clínico. Existe otro tipo de terapia no clínica que se conoce como terapia cognitiva que también suele dar muy buenos resultados para tratar la ansiedad. En algunos casos el secreto es combinar ambas terapias. Lo dicho, cada paciente es un mundo.

Terapia Cognitiva

Psicoterapia y Terapia Cognitiva para la ansiedad

Antes de ser derivado a un médico para probar un tratamiento clínico es conveniente que el paciente visite a un psicólogo para intentar encontrar el problema que causa sus crisis de ansiedad. Muchas veces este trastorno se encuentra vinculado a traumas sufridos en la primera etapa de la infancia; es decir, a conflictos psicológicos subyacentes a los miedos que aparecen como disparadores de las crisis. Por lo tanto, conocer esos traumas es vital para enfrentar el problema de raíz.

La terapia cognitiva te ayudará a reconocer los problemas y buscar diversas formas para reemplazarlos en acciones a tu favor. La ansiedad suele estar vinculada a problemas precisos, si consigues comprender cuáles son y trabajas por enfrentarlos es posible que consigas disminuir el estrés que te causan. En este tipo de terapias el paciente adquiere el control de su vida a través del enfrentamiento de sus problemas y la puesta en práctica de un plan de acción que lo ayude a superar esas situaciones que le causan ansiedad.

En el caso de la psicoterapia, el paciente podrá compartir sus temores con un terapeuta quien lo guiará para encontrar la causa de su ansiedad y los posibles caminos a seguir para tratar esos síntomas.

A través de la terapia muchos pacientes son capaces de descubrir el origen de su malestar y resolver esos conflictos psicológicos internos que los llevan a tomar una actitud negativa consigo mismos. No obstante, muchas veces, sobre todo en los casos más severos, es necesario recurrir al tratamiento médico para ayudar al paciente a disminuir el nivel de ansiedad y trabajar con más tranquilidad sus problemas.

Todas las personas debemos estar prevenidas porque podemos vivir situaciones de estrés que nos lleven a desarrollar alguno de estos trastornos.

Tratamiento clínico de la ansiedad

En lo que respecta al tratamiento médico. Los medicamentos que se utilizan para tratar la ansiedad son drogas sumamente fuertes que tienen el objetivo de atacar ese mal en particular pero que pueden acarrear efectos secundarios algo severos.

La droga más común para tratar la ansiedad se llaman benzodiazepina y dentro de esta categoría existe una larga lista de posibles medicamentos. Dependiendo del tipo de trastorno de ansiedad que se padezca y de la gravedad del mismo, será el tipo de medicación que corresponda administrar. Es conveniente que el tratamiento clínico sea recetado y monitoreado por un especialista, dado que suelen causar dependencias y, como ya te he dicho, producen efectos secundarios serios.

Entre los 5 medicamentos más famosas contra la ansiedad se encuentran:

  • Diazepam (Valium)
  • Alprazolam (Xanax)
  • Lorazepam (Ativan)
  • Clonazepam (Klonopin)
  • Buspirona (Ansial)

Es importante señalar por último que la ansiedad es una de las enfermedades mentales más comunes, aunque solamente un reducido grupo de la población que la padece recibe tratamiento. Si tienes algún tipo de estos síntomas de la ansiedad te recomendamos que visites a un médico y sepas, ante todo, que como ocurre con el resto de las patologías mentales, cuanto antes recibas ayuda, más rápido podrás sanar y vivir una vida plena y feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest