Tratamiento del estrés

El estrés es una enfermedad nerviosa que se ha vuelto muy popular en los últimos años. Vivimos tan acelerados que no tenemos tiempo para pensar en nosotros mismos y en lo importante que es relajarnos, hacer cosas que nos gusten y desconectar de la rutina.

Si sientes que tus músculos se hallan tensionados y no consigues estabilizarte o sentirte en calma, este artículo puede serte muy útil. Aquí te contamos qué puedes hacer para manejar el estrés y, en segundo lugar, cuáles son los tratamientos contra el estrés existentes para este tipo de trastorno nervioso.

Qué tratamientos existen para el estrés

Cómo controlar el estrés

Una de las cosas fundamentales que debes saber es que el estrés es una reacción del cuerpo ante un aumento en las presiones o exigencias diarias. Por lo tanto, la mejor forma de acabar con él es reducir nuestra exposición a situaciones de tensión. Realizar cambios emocionales y físicos en tu vida puede ser un excelente punto de partida.

Es cierto que muchas veces no tenemos muchas opciones de cambiar de situación laboral o de realizar menos actividades estresantes a lo largo del día; en ese caso lo ideal es complementar, a más estrés en el trabajo o en casa, más actividades relajantes. De este modo puedes llegar a alcanzar un equilibrio que te permita mantenerte saludable.

En el estrés nuestra actitud frente a las situaciones es fundamental, por eso una misma situación para una persona puede resultar estresante y para otra no. Si mantenemos una actitud positiva frente a las cosas que debemos llevar a cabo, seguramente nos afectarán menos y podremos soportar mejor nuestra exposición a ella.

Un buen cambio en nuestra alimentación puede ser una excelente decisión para disminuir el estrés en el organismo; así mismo, procurar dormir las horas necesarias y pasar tiempo con amigos y haciendo actividades que nos hagan sentir bien con nosotros mismos. También armarnos de una rutina física puede ser un fantástico antídoto contra este terrible mal de nuestra era.

Si aún haciendo estas cosas sientes que no estás mejor y que tus músculos continúan manifestando una constante tensión, el paso siguiente es acudir a un especialista para que te recomiende una terapia efectiva para tratar tu dolencia.

Tratamiento para el estrés

Existen numerosas formas de tratar el estrés: algunas de las terapias consisten en plantearnos prácticas físicas determinadas que nos ayuden a trabajar la liberación de tensión en los grupos de músculos que se encuentren más afectados. También hay técnicas que se basan en enseñarnos a respirar correctamente y a aprovechar la respiración profunda para tener momentos de intensa relajación, que a la larga nos ayudarán a alcanzar el equilibrio saludable para el organismo.

Existe, por otra parte, el tratamiento clínico que debe ser recetado por un especialista en salud mental y que se basa en la dosificación de ansiolíticos. La mayoría de los médicos recetan benzodiacepinas, y es muy importante que sepas que este tipo de medicamentos pueden generar adicción y provocar un aumento de peso, por lo que es conveniente que si puedes evitarlo, así lo hagas.

Otro tipo de tratamientos son la técnica del Biofeedback (control del organismo a través de ejercicios físicos), las técnicas de respiración (aprender a hacerlo correctamente para calmar el estrés), la terapia cognitivo-conductual (aprender a detener los pensamientos nerviosos y negativos y transformarlos en cosas positivas), la técnica del autocontrol (aprender a discernir qué es lo que nos causa ansiedad y controlar la tendencia de nuestro cerebro a acercarse a esos pensamientos).

También la medicina alternativa ha hecho su aporte para tratar el estrés. Aquí te mostramos las dos terapias alternativas más efectivas para este tipo de problemas.

Tratamiento del estrés

  • Acupuntura: Según esta terapia nuestro cuerpo tiene varios puntos a través de los cuales se enfocan las tensiones de nuestra vida diaria. La acupuntura consiste en colocar agujas milimétricas en esos puntos del cuerpo para distender esa tensión. Demás está decir que este tipo de terapia sólo puede ser realizada por una persona especializada en el área.
  • Yoga:Al igual que las técnicas de relajación el yoga puede ser sumamente beneficioso para un montón de dolencias, incluyendo el estrés. Esta técnica se caracteriza por el aprendizaje de una serie de posturas en el cuerpo que deben acompañarse con movimientos respiratorios. Gracias a ello, podemos aprender a controlar los efectos de la mente sobre nuestro cuerpo y aprender a llevar una vida relajada y feliz.

Si después de saber todas estas cosas aún crees que no hay forma de liberar todo ese estrés que te invade, entonces te recomendamos que vuelvas a leer el artículo porque tu estado de animo te ha jugado una mala pasada durante la lectura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest