Técnica del Biofeedback contra el estrés

El estrés es un problema que sufren muchísimas personas en nuestra época. Entre las principales causas de esta dolencia se encuentra la exposición a situaciones que causan tensión durante un tiempo prolongado y a la baja tolerancia a la frustración.

En cada persona la cantidad de tensión que puede resistirse es diferente. Se conoce como umbral del estrés al punto límite de esa tensión en cada uno; cuando el nerviosismo comienza a interferir y afectar ineludiblemente el desarrollo normal de su vida laboral y emocional. Este momento suele venir acompañado de problemas de salud específicos como dolores intestinales, jaquecas repentinas, palpitaciones, problemas para dormir y una profunda irritabilidad.

Técnica del Biofeedback para reducir el estrés

En los últimos años se han puesto de moda diversas terapias alternativas para combatir esta dolencia tales como las técnicas de respiración. Hoy vamos a hablarte de otra terapia para combatir el estrés que se conoce como biofeedback.

Qué es el biofeedback

Es una terapia que combina los conocimientos médicos en materia de la problemática del estrés con tecnología. A través de un software específico los profesionales de la salud pueden conocer las causas que generan estrés en los pacientes y ayudarlos a trabajar sobre ello.

Un paciente con estrés a través de la técnica del biofeedback puede hacerse consciente de cuáles son las situaciones que le tensionan y aprender e incorporar actitudes y pensamientos que lo ayuden a controlar la enfermedad. Esta terapia se basa en la idea de que todos los individuos podemos controlar nuestras variables fisiológicas, tales como la tensión, la respiración y la temperatura de nuestro cuerpo lo cual derivaba en controlar o gestionar el estrés y sus efectos. Hasta ahora esto podía conseguirse a través de fármacos tales como el Diazepan o el Lexatin, pero el biofeedback prescinde de los fármacos y se enfoca en un aprendizaje profundo en el paciente, que una vez terminado el tratamiento continúa sirviéndole para el resto de su vida.

Si bien todavía es muy pronto para hablar de éxitos rotundos, las personas que han probado este descubrimiento aseguran estar maravilladas por los progresos que notan en su existencia.

Este tratamiento está indicado para aquellas personas que afrontan a diario altos niveles de estrés, como es el caso de deportistas de élite, personal ejecutivo, niños con problemas para mantenerse concentrados y todas aquellas personas que necesiten tomar el control de su vida aprendiendo a manejar los estados de ánimo a través de técnicas de respiración y de control de las variables fisiológicas.

Cómo funciona el biofeedback para el estrés

El biofeedback propone por un lado entrenar al paciente para modificar la respuesta fisiológica frente al estrés y por el otro, proponer cambios rotundos en la vida del paciente y en su rutina para conducirlo a una mejora precisa en su salud y su calidad de vida.

Para comenzar este tratamiento los pacientes deben acudir a una clínica donde se realice este tipo de cura contra el estrés y entrevistarse con el especialista a cargo. Le harán una serie de preguntas en torno a su rutina, si ha sufrido enfermedades o ha sido sometido a tratamientos similares con anterioridad, si ha sufrido de episodios de ansiedad, etc.

A través de esta entrevista, los profesionales pueden discernir el grado de estrés que aqueja al paciente y comenzar a hacer su diagnóstico que se completa con un estudio de las constantes vitales. Para esto se colocan sensores en diferentes partes del cuerpo (similares a los que se utilizan en los mapeos cerebrales) y que sirven para medir la temperatura, la respiración y la frecuencia de las ondas cerebrales y cardíacas.

Técnica del Biofeedback contra el estrés

En esta evaluación se analizan dos puntos fundamentales: el patrón fisiológico del paciente (se conoce como alertas del estrés aquellos indicios de que algo no va bien en la vida del individuo: sus variables fisiológicas han variado, lo que indica que el estrés comienza a hacerse presente) y la relación del paciente con el estrés (la forma en la que se modifican esas variables ante los estímulos presentados).

Para poder realizar correctamente este estudio se le pide al paciente que pase de estar en completa inactividad a una actividad extrema estimulándolo de diversas formas. En este punto no sólo se comprueba qué cosas causan estrés en el paciente y hasta qué punto se alteran sus constantes, sino también cuánto tarda en recuperarse. Así puede también reconocerse si se trata de una situación de estrés normal o patológica.

Una vez se establece el diagnóstico se introduce al paciente en el método, entrenándolo para aprender a gestionar el estrés y sus consecuencias. Este tratamiento consiste en aportar técnicas de autocontrol para que el enfermo sea capaz de activarse y desactivarse a voluntad en el momento adecuado en lugar de permitir que los eventos externos afecten el desarrollo y funcionamiento de sus órganos internos y sus constantes vitales. Por ejemplo, si el médico nota que el estímulo produce una tensión en un determinado músculo indicará al paciente una serie de ejercicios para trabajar ese músculo en particular y evitar que se produzca una contractura.

Este tratamiento suele realizarse con dos citas semanales en las que se va teniendo constancia de los avances del paciente en el control del estrés. En cada sesión participa un psicólogo, un psiquiatra y un neuropsicólogo que se han formado especialmente para tratamientos con biofeedback.

Los resultados que ha dado el biofeedback para tratar el estrés han sido asombrosos. Con esta técnica los pacientes son capaces de calmar sus nervios en un momento que antes los tensionaba considerablemente, lo que los lleva a mantener una vida más saludable en la que toman decisiones más acordes a sus ideas y sentimientos; sabido es por todos que cuanto más tranquilos nos hallamos con más acierto actuamos.

Si sufres de estrés y te gustaría probar una técnica que no incluya fármacos, sin lugar a dudas, esta puede ser adecuada para ti. Y, lo mejor, es que una vez que has aprendido a controlar tus nervios, ya podrás olvidarte del estrés para toda la vida. ¿A que suena tentador?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest