Síntomas de estrés

Todos pasamos a lo largo de nuestra vida por diversas situaciones que nos tensan y nos provocan cierto nerviosismo. El problema es cuando esa tensión no afloja y comenzamos a vivir cada vez más nerviosos y más exasperados. Si te está pasando esto es posible que estés sufriendo de estrés, una patología muy común en esta realidad que vivimos.

El estrés se manifiesta a diversos niveles provocando cambios físicos, emocionales y conductuales.Aquí te contamos cuáles son los síntomas que presenta, para darte cuenta si es lo que te está sucediendo.

Síntomas de estrés

Síntomas de estrés

A grandes rasgos los síntomas que aparecen en nuestro organismo cuando padecemos estrés son los siguientes:

  • Dolores en el pecho
  • Nerviosismo, ansiedad y angustia constante
  • Manos y pies fríos
  • Hormigueo en el estómago y el esófago
  • Taquicardia o palpitaciones
  • Ataques de llanto, grito o de violencia (necesidad de golpear cosas)
  • Pánico que, en ocasiones, puede llegar a paralizarnos
  • Pensamientos negativos y catastrofistas
  • Cambios constantes y repentinos en el humor
  • Problemas para respirar o tragar
  • Temblor en el cuerpo
  • Musculatura tensa
  • Cambios bruscos en el apetito (aumento o falta de deseos de comer)
  • Problemas para ir de cuerpo
  • Cuerpo excesivamente fatigado
  • Trastornos en la alimentación
  • Trastornos en el sueño
  • Aparición de tics nerviosos
  • Trastornos sexuales

Es importante que no realices un autodiagnóstico. El estrés, al igual que el resto de las enfermedades mentales, es serio y tiene que tratarse de la forma adecuada. Además, debes saber que algunos de estos síntomas también aparecen con otros trastornos y que para diagnosticar unos u otros es necesario acudir a un especialista para que nos haga las pruebas pertinentes.

Síntomas emocionales del estrés

Lo primero que percibimos al ser acosados por el estrés es irritabilidad y un constante nerviosismo. Además, nos sentimos confusos y nuestro estado anímico sufre fluctuaciones constantes. Es común que aparezcan síntomas de ansiedad o depresión, lo cual a veces complica el diagnóstico, confundiéndose con alguno de estos dos trastornos.

También suelen aparecer pensamientos de fracaso y una excesiva autocrítica, combinados con olvidos de cosas que nos resultan importantes y la dificultad para tomar decisiones. Los pensamientos repetitivos suelen ser bastante determinantes de esta sintomatología.

Síntomas en la conducta

Los síntomas emocionales provocan cambios en nuestra forma de relacionarnos con el mundo; al estar más susceptibles y vulnerables solemos sentir miedo ante cosas o situaciones que antes no nos lo causaban.

Entre los cambios en la conducta puede aparecer una risa nerviosa, para descargar toda esa energía acumulada que no sabe hacia dónde ir y otras actitudes nerviosas como movimientos bruscos de los músculos; algunas personas rechinan los dientes o aprietan las mandíbulas, otras comienzan a tener tics.

Otro cambio en la conducta es el trato con las demás personas, que se vuelve brusco y, en algunos casos, agresivo. Las personas fumadoras tienden a incrementar el consumo de tabaco, del mismo modo los que consumen alcohol o algún tipo de droga manifiestan una mayor dependencia a estas sustancias. Y esto también genera un extraño comportamiento con los que nos rodean.

Síntomas fisiológicos

El estrés causa también una serie de cambios físicos. Se trata de un triste círculo vicioso: la afección emocional nos tensa y esa tensión provoca problemas en nuestro cuerpo que, de otra forma no existirían.

Entre los cambios fisiológicos se destaca una exagerada tensión en los músculos que, de no ser atendida puede volverse crónica, sudor en las manos y la sensación de que siempre están frías.

Otro síntoma físico es la falta de sueño que después deriva en fatiga, dolores de cabeza y otras afecciones vinculadas al mal dormir. También puede percibirse cambios en la piel, aparición de sarpullidos o alergias, y problemas intestinales o para respirar. La disfunción sexual también es uno de los síntomas físicos de alguien con estrés.

Síntomas emocionales del estrés

Problemas derivados del estrés

En general, las personas que se encuentran estresadas niegan sus emociones porque asumen que es razonable estar alterado por las situaciones que deben atravesar. No obstante, si presentas alguno de estos síntomas, es probable que los problemas te estén superando y que debas buscar una forma de solucionarlos para evitar hacerte más daño emocional y físicamente.

Si una persona se mantiene estresada por un período largo de tiempo es probable que comience a percibir otros síntomas, consecuencias de esa situación exasperante: la caída del cabello es uno de las consecuencias de este problema, y junto con ella aparece el malestar estomacal, los cambios bruscos en el peso y una clara disminución de la autoestima.

A su vez, el estrés puede derivar en una serie de enfermedades crónicas algo severas, tales como gastritis, úlceras, migraña, contracturas crónicas, alergias, diabetes, asma, infartos o cáncer, por citar tan sólo algunas de ellas.

Debes tener en cuenta que el estrés tiene solución pero es necesario que acudas a un especialista para que pueda detectarlo y ayudarte a encontrar el tratamiento adecuado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest