Remedios caseros para la ansiedad

La ansiedad es uno de los trastornos más comunes en nuestra sociedad. El hecho de que vivamos en una época vertiginosa donde el tiempo parece cada vez más corto y nuestro día se encuentra repleto de obligaciones que no llegamos a cumplir a término sin dejar una grave secuela en nuestra psique posibilitan el desarrollo del trastorno de ansiedad.

Si has sentido alguno de los síntomas típicos de este trastorno y quieres saber qué puedes hacer para aliviarlos, te recomendamos esta serie de remedios caseros que pueden ayudarte a sentirte mejor contigo misma y a eliminar de tu vida el estrés y los pensamientos negativos.

tratamientos naturales para la ansiedad

Infusiones para combatir la ansiedad

Un remedio sumamente popular y eficiente para las crisis de ansiedad consiste en preparar una infusión con tres cucharadas de avena disueltas en 1/4 litro de agua. El enfermo deberá tomar una taza de la misma antes de cada comida.

Otra infusión casera para tratar este trastorno se prepara con una cucharadita de melisa y una taza de agua. De esta preparación deben tomarse 3 tazas al día.

La valeriana también suele ser un ingrediente muy eficiente para preparar una infusión contra la ansiedad. Tomando una taza diaria de este preparado podrás conseguir sueños reparadores y días de más tranquilidad. Al igual que la valeriana, las hojas de naranjo pueden funcionar maravillosamente como sedantes contra la ansiedad.

También suele ser muy eficiente consumir zumos naturales; los ingredientes más efectivos son la zanahoria, la espinaca, la remolacha y el perejil; un buen zumo con todos ellos puede ser un remedio eficaz para consumir una o dos veces al día.

Tratamientos homeopáticos y naturales para la ansiedad

Existen también otra serie de remedios naturales que pueden ser efectivos; dentro de los tratamientos homeopáticos contra la ansiedad el más recomendado se llama Ignatia 6X, y se recomienda consumir unas 4 dosis diarias para combatir el miedo y la ansiedad.

También las flores de Bach suelen funcionar contra este trastorno; tomar Red Chestnut o Aspen suelen ser sumamente efectivos para controlar la sensación de malestar generalizado.

Algunas hierbas también suelen colaborar muchísimo con nuestro bienestar. Si mezclas 14 gramos de cada uno de los siguientes ingredientes podrás prepararte una fabulosa infusión contra tu malestar. Coloca lavanda, tilo, hierba gatera y toronjil y añade unos 950 ml de agua hirviendo. Deja reposar unos 10 minutos y ¡ya está! Una taza después de cada comida es ideal para aliviar la sensación de ansiedad y estrés.

Otros tratamientos naturales para la ansiedad

Existe un concepto que se conoce como digitoterapia y se trata de un tipo de tratamiento que consiste en masajear zonas específicas de nuestro organismo a fin de aliviar tensiones o estrés. A través de este tratamiento puede colaborarse con la eliminación de malestares agudos.

En el caso de la ansiedad puede ser sumamente eficiente presionar el punto entre las cejas, en el centro de la frente. Esto ayuda a erradicar los pensamientos vinculados a la ansiedad y a liberar tensiones.

Remedios caseros para la ansiedad

Ciertos masajes también pueden ser sumamente eficientes para tratar este trastorno. Uno de ellos es el que se realiza de la siguiente forma. Mezcla en un recipiente 5 gotas de esencia de lavanda, 5 gotas de flores de naranjo, 4 gotas de esencia de mandarina y 2 cucharadas de aceite de joroba. Con este ungüento debes impartirte masajes sobre el abdomen y a lo largo de toda la columna vertebral. Puedes también darte un baño con esta preparación agregándole 2 cucharadas de sal y diluyéndola en 1 litro de agua caliente, colocándola dentro de la bañera.

Un buen baño de inmersión también puede ser una excelente forma de combatir la ansiedad. Lo ideal es llenar la bañera con agua cuya temperatura sea algo más fría que la de nuestro cuerpo y sumergirnos en ella (intentando cubrir la mayor parte del cuerpo que podamos) y quedarnos allí en torno a unos 20 minutos.

Técnicas de relajación para la ansiedad

Existen además técnicas de relajación sin ayudarte de ningún tipo de sustancia.

Una de ellas consiste en cerrar los ojos e intentar imaginar que estamos acostados en una playa. Sentimos cómo las olas vienen, salpican contra las rocas, nos mojan y luego retroceden. A medida que imaginamos esto notaremos cómo el agua se va llevando la tensión de nuestro cuerpo y, lentamente, vamos recuperando el bienestar.

Otra forma similar de ayudarte es escuchar música suave y dejarte invadir por ella: cerrar los ojos, percibir los sonidos de forma intensa y dibujar en tu cabeza el camino de la melodía.

Caminar también puede ser una excelente alternativa para desestresarte. Con las manos libres, el cuerpo erguido, dejando que tu cuerpo se deje llevar.

Del mismo modo puede ser de mucha ayuda conversar con alguien que nos quiera, con quien nos sintamos a gusto (o a salvo) y compartir nuestras sensaciones; seguramente al terminar esa conversación nos sentiremos mucho más tranquilos y felices.

Si te gusta el yoga, ya tienes un excelente remedio contra la ansiedad. También puedes aprender técnicas de relajación y meditación que seguramente te ayudarán a encontrar las razones por las cuales te sientes tan mal y podrás comenzar a trabajar por liberar esa tensión acumulada.

Como verás existen muchas formas de combatir la ansiedad sin llegar al tratamiento clínico y te recomendamos que las pruebes antes de decidir que no puedes hacer nada por controlar tu ansiedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest