Qué es el estrés

Se conoce como estrés a un conjunto de reacciones de nuestro cuerpo frente a una serie de estímulos externos que nos causan tensión. Aparece cuando una persona vive situaciones de nerviosismo en el ámbito familiar o laboral y suele ir acompañado de antecedentes de trastornos de ansiedad o el haber experimentado algún hecho traumático.

Es necesario aclarar que hay varios tipos de estrés y cada uno de ellos presenta síntomas y factores de riesgo particulares.

Factores de riesgo del estres

Tipos de estrés

Exsiten diferentes tipos de estrés

Estrés normal. Aparece cuando debemos enfrentar situaciones difíciles y se caracteriza por una serie de reacciones fisiológicas que se consideran normales teniendo en cuenta la situación.

Estrés patológico. Cuando el estrés normal se manifiesta de modo intenso y se prolonga en el tiempo produce una sintomatología física y psíquica; entonces se diagnostica el estrés crónico que puede venir acompañado de ataques de llanto, depresión y afecciones físicas de diversa índole.

Estrés postraumático. Se presenta después de haber sufrido alguna experiencia traumática como puede ser una violación, un desastre natural o un accidente de tráfico. Se caracteriza por pensamientos aterradores relacionados con esa experiencia. Si bien es común que aparezca en todas las edades, los niños son especialmente propensos a desarrollarla.

Estrés laboral. Cuando las exigencias en el ámbito de traabajo superan nuestros recursos o capacidades suele aparecer este tipo de estrés que causa cambios emocionales y físicos en la persona.

Es importante que si padeces alguno de estos síntomas o consideras que puedes estar siendo proclive a situaciones de estrés que superan tus fuerzas, consultes con urgencia con un especialista para poner remedio a ese malestar.

Qué es el estrés

Factores de riesgo del estrés

Los factores de riesgo que pueden derivar en un trastorno de estrés son varios y, en cada circunstancia vienen acompañados de causas que los preceden.

El estrés no surge solamente ante situaciones negativas de la vida; cualquier cambio en el entorno familiar o laboral puede provocar una crisis de estrés. Entre los factores positivos familiares a señalar está el nacimiento de un bebé, la cercanía de la boda o un evento importante que tenemos el empeño en que salga perfecto. Entre los factores negativos podemos señalar la muerte de un familiar, la pérdida del empleo o algún tipo de shock.

Es importante señalar que no todas las personas reaccionamos igual ante las mismas circunstancia y eso es lo que nos divide entre personas propensas a padecer estrés, y personas que no: la forma en la que afrontamos las circunstancias de la vida e interpretamos las experiencias.

Si tuviéramos que establecer una lista de los factores de riesgo, sin duda los siguientes la encabezarían:

  • Situación física estresante
  • Exposición prolongada a sustancias químicas
  • Exposición constante a ruido o contaminación acústica
  • Malas posturas en el cuerpo
  • Altas o bajas temperaturas ambientales en extremo
  • Situación de hambre o hacinamiento
  • Esfuerzo físico excesivo
  • Problemas para dormir
  • Dificultades emocionales
  • Cambios que producen nerviosismos (nacimiento, mudanza, boda)
  • Discusiones elevadas en el ámbito laboral o familiar
  • Falta de tiempo para realizar actividades que nos gustan

Diagnóstico del estrés

Para diagnosticar este trastorno los especialistas se basan en los niveles de estrés que presenta el enfermo. Los mismos se dividen de la siguiente manera:

  • Nivel cognitivo: Se diagnostica cuando el enfermo se siente inseguro y tiene serias dificultades para concentrarse lo que le lleva a no encontrar soluciones a las inquietudes que se le presentan por sencillas que sean.
  • Nivel fisiológico: En este caso aparecen signos físicos de malestar (dolores de cabeza, fatiga y ciertas enfermedades en la piel). Suele detectarse porque el individuo se siente mal y acude al médico, pero sus análisis son correctos.
  • Nivel motor: Aparecen síntomas extraños en el comportamiento como romper en llano en cualquier situación, comer de forma compulsiva y, en algunos casos, aparecen ciertos tics nerviosos.

Si acudes al médico para que te ayude a buscar una situación a tu malestar, después de hacerte una serie de análisis físicos para descartar cualquier otra causa del nerviosismo, te recomendarán un tratamiento que se adecúe a tus niveles de estrés.

Aunque estemos acostumbrados a utilizar el término sin ningún conocimiento y eso provoque que se le reste importancia a este trastorno, debes saber que niveles altos de estrés pueden causar enfermedades severas cardíacas por o que es recomendable que acudas a un especialista a fin de que te ayude a calmarte y a enfrentar el trastorno de la mejor forma posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest