Estrés laboral

Se define como estrés laboral la situación emocional que atraviesan algunas personas debido a un cambio brusco en las características de su trabajo: aumento de las responsabilidades, nuevas presiones u otros factores que cambien de pronto la rutina del ámbito laboral. Es una dolencia muy común en esta era debido a las grandes exigencias que representa el mercado laboral actual. Aquí te contamos de qué formas puedes saber si estás padeciendo este tipo de estrés y te contamos algunas cosas que probablemente no conoces en torno a este problema.

El estrés laboral se manifiesta a través de un malestar constante físico y psicológico de una persona que la afecta directamente y que deriva en una afección generalizada a su desempeño en su vida laboral y emocional.

caracteristicas del estres laboral

Características del estrés laboral

Todos necesitamos del estrés para responder adecuadamente a las exigencias de la vida; el problema surge cuando la exposición a dichas presiones se prolonga por un tiempo indefinido provocando deficiencias en nuestro desarrollo normal que se manifiestan a través de desinterés, desmotivación o una alta tolerancia a las cosas que no están del todo bien (conformismo negativo). Experimentar estas emociones y actitudes es un claro signo de estar padeciendo estrés laboral.

En la Unión Europea el estrés es la segunda causa de abandono laboral o bajas por enfermedad; esto deja en evidencia que la forma de trabajar, la ausencia de tiempo libre y la intensa actividad provocan un desajuste importante no sólo en la vida personal de los trabajadores sino en la organización de las empresas y de todo el mercado laboral.

Cuando las demandas del trabajo son altas y los recursos de los que dispone el trabajador no son lo suficientemente firmes como para satisfacer dicha demanda aparece este tipo de estrés. A veces este problema puede solucionarse desde la misma empresa, otorgando a los trabajadores un mayor apoyo social y consiguiendo que sientan que la empresa valora sus dotes para formar parte de dicho organismo.

La baja recompensa por parte de la compañía para esos trabajadores que ponen todo de sí para hacer adecuadamente su trabajo, puede ser un elemento clave en la aparición del estrés. La sensación de que no se tiene en cuenta su valía y su empeño provoca frustración y ella trae consigo el estrés y el malestar generalizado.

Algunas empresas ofrecen a sus empleados espacios para relajarse, para sentirse cómodos y para desarrollar una vida social dentro de la organización que les haga sentirse a gusto. Esto trae como resultado, empleados más satisfechos con la compañía y por ende más eficientes y, por el otro, una disminución de bajas por causas de estrés laboral.

Afecciones físicas y psicológicas del estrés laboral

Las formas en las que el estrés afecta a nuestro organismo pueden ser físicas y psicológicas.

Entre los problemas físicos podemos mencionar problemas de salud como trastornos intestinales, respiratorios o dermatológicos. Así como también problemas musculares y alteraciones en el sistema inmunológico.

Estrés laboral

En lo que respecta a los problemas psíquicos, el estrés puede ocasionar un exceso de preocupación, bloqueos emocionales que pueden impedir la toma de decisiones, confusión, desgano, dificultad para mantener el control en el ámbito laboral, desorientación y una alta sensibilidad para enfrentarse a las críticas y a los mandatos.

Debes saber que si el estado emocional se mantiene alterado por un tiempo ininterrumpido puede derivar en otros problemas; en esos casos son comunes la aparición de trastornos del sueño o en la alimentación, problemas de ansiedad o depresión, y, en algunos casos en dependencia a sustancias nocivas para el organismo.

Qué hacer frente al estrés

Si crees que tú o una persona que conoces está padeciendo de estrés laboral puedes intentar comprobar si ha habido algún cambio brusco en el comportamiento que pueda ser un claro indicio de tu hipótesis.

Entre las manifestaciones externas en la conducta podemos mencionar temblores, tartamudeo, impulsividad, momentos de explosión emocional, llanto repentino, falta o exceso de apetito, risa nerviosa o habla acelerada, entre muchos otros. Esto, como debes imaginarte, afectará las relaciones interpersonales y será necesario tratar el problema para que el enfermo pueda volver a tener una vida normal y feliz.

Uno de los problemas en los que deriva el estrés es un mal desempeño laboral. Las personas que padecen estrés laboral tienden a estar demasiado preocupadas y sobrepasadas por el trabajo, lo que las lleva a bajar su ritmo de trabajo y la eficacia de sus acciones. Como la presión también causó problemas en sus relaciones interpersonales todo esto lo llevará a sentirse cada vez más solo y afloraran actitudes de tristeza y desesperación.

Por suerte, al igual que ocurre con otras enfermedades mentales, el estrés laboral puede prevenirse y, la mejor forma de cuidarnos es tomar decisiones que nos lleven a proteger nuestra mente de esta exagerada exposición al malestar.

Entre las cosas que puedes hacer se encuentran mantener una vida sana e intentando que tu trabajo no lo sea todo. Guardándote momentos del día para hacer cosas que te motiven y enfocarte en satisfacer tus necesidades emocionales para que el trabajo no se convierta en el único ámbito en el que sientes que te desarrollas como persona.

Si aún siguiendo estos consejos percibes que no disminuye tu nerviosismo te recomendamos que acudas a un especialista que sabrá guiarte para encontrar la solución a este desagradable problema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest