Alimentación contra el estrés

Hay quienes creen que todos nuestros problemas de salud podríamos evitarlos si lleváramos una alimentación equilibrada. Esta parece una verdad un tanto extremista ya que no basta con alimentarnos correctamente para estar saludables; también es conveniente llevar una rutina deportiva y una vida emocional estable. No obstante, es cierto que los alimentos son los encargados fundamentales de dotar a nuestro cuerpo de la energía que necesita para vivir; por ende, cuanto mejor sea nuestra dieta, más energía tendremos y más capaces seremos de enfrentar nuestro día.

Alimentación para reducir el estrés

Los efectos del estrés en la vida

Las consecuencias del estrés pueden sumamente dañinas para nuestro organismo. Si experimentamos estrés durante un tiempo prolongado es posible que notemos cambios drásticos en nuestra vida, tales como fallas en nuestro metabolismo y nuestro sistema inmunológico. Esto nos lleva a volvernos sumamente vulnerables ante enfermedades infecciosas o de otro tipo.

Uno de los elementos fundamentales para mantener nuestro cuerpo equilibrado cuando estamos sometidos a altos niveles de estrés es la vitamina C. Esto se debe a que este elemento es indispensable para producir adrenalina la cual es fundamental para sobrellevar esos momentos de alta tensión. Cuando nuestra exposición es prolongada es posible que nuestro cuerpo exija más cantidad de vitamina C de la que dispone, por lo cual es recomendable que incorporemos variados y naturales alimentos con esta vitamina: los ideales son los cítricos como la naranja y el kiwi.

Debemos tener en cuenta que con una dieta balanceada podemos contrarrestar los efectos del estrés y equilibrar el estado de nuestro organismo. Además, dependiendo del ritmo de vida que llevemos, nos conviene decantarnos por unos alimentos u otros.

Si eres una persona con tendencia a estresarse, este artículo puede interesarte. Aquí te mostramos algunos alimentos que son sumamente recomendados para combatir el estrés.

La col lombarda, el chocolate y el vino para el estrés

Una alimentación rica y saludable se basa en frutas y verduras de estación; a ser posible bien coloridas y entre las que sobresalga el color rojo. Según lo han destacado numerosos estudios cualquier verdura o fruta de color morado contiene anticianinas que es un completo indispensable para prevenir enfermedades cardiovasculares. Además ayudan a neutralizar el estrés oxidativo y a mantener la mente despejada. Entre las verduras se recomienda el consumo de la col lombarda, una de las plantas ideales para incorporar en nuestra dieta.

Pese a que durante años han intentando colarnos los peligros que representaba el chocolate para nuestra salud, no les hacemos mucho caso: y ¡es que es tan delicioso! Nosotros no hablaremos de sus perjuicios ya que en lo que al estrés respecta, el chocolate puede ser un excelente alimento para combatir este problema. Eso sí, tampoco debemos abusar: 40 gramos de chocolate negro por día durante dos semanas puede ayudarnos a reducir nuestros niveles de estrés cuando estamos totalmente tensos. También hay quienes piensan que el fondant puede colaborar con una reducción de la presión arterial y la hipertensión. ¿A que suena lógico?

Alimentación contra el estrés

El vino también puede ser un magnífico antídoto contra el estrés. ¡Sí, como lo lees! Lo cierto es que nos alegra la vida saber que algo tan delicioso puede colaborar con nuestro bienestar. Eso sí, siempre que lo bebamos con moderación. Según lo han manifestado diversos estudios, un vaso de vino diario puede colaborar positivamente con nuestra circulación sanguínea y reducir nuestra presión arterial. Sus propiedades antiinflamatorias pueden además proteger nuestro sistema inmunológico y ayudar a prevenir enfermedades tales como la depresión, el estrés y la ansiedad.

Frutos secos y lentejas para reducir el estrés

Otro alimento sumamente recomendado si padecemos estrés son los frutos secos, sobre todo los pistachos. Estas deliciosas semillas ayudan a reducir la presión arterial y a controlar el colesterol y el estrés. Las nueces, por su parte pueden ser ideales para controlar las consecuencias de la tensión en nuestro organismo. De hecho, una dieta balanceada debería incluir un par de nueces en el desayuno para otorgarle a nuestro cuerpo un aporte fundamental para el equilibrio físico y mental.

Si eres una persona poco amiga de las legumbres deberías saber que esa inclinación no va a llevarte por buen camino. Estos son una de los elementos de la naturaleza más recomendables para incluir en nuestra dieta. En el caso del estrés, se recomienda la incorporación de las lentejas en nuestra dieta para sentirnos mejor. Las lentejas contienen una gran cantidad de fibras, contienen además minerales como el magnesio y el calcio que pueden ayudar a relajar nuestro organismo y reducir nuestra ansiedad. Se recomienda comer lentejas entre 3 o 4 veces por semana. Debes saber también que son ideales para eliminar las toxinas que producimos con el estrés. Por otro lado, las lentejas son verdaderamente ricas, sólo tienes que encontrar la forma en la que más te gustan y no separarte más de ellas.

Las bondades del limón y la tisana para combatir el estrés

Las propiedades antioxidantes de los cítricos las conocemos todos, no obstante, no sé si estarás al tanto que los limones gracias a sus componentes vitamínicos y su anticianósidos es un cítrico con cualidades impresionantes para proteger ciertas células de nuestro organismo y colaborar con su regeneración. ¿Qué tiene esto que ver con el estrés? Pues que si nuestras células se encuentran vivas y despiertas tenemos más posibilidades de llevar una vida saludable e íntegra por lo que la posibilidad de ser dominados por las situaciones que nos tensionan disminuye. Así que si estás pasando por una situación difícil y estresante debes saber que un zumo de limón por las mañanas antes del desayuno puede ser una excelente alternativa para mejorar tu salud.

Seguramente has oído hablar de lo maravillosas que pueden ser ciertas infusiones para tratar el estrés. ¿Has probado la tisana? Se trata de una infusión obtenido de la mezcla de diversas hierbas especialmente seleccionadas y que puedes encontrarla en cualquier herbolario. Otras hierbas ideales para tomar cuando notamos que no somos capaces de mantenernos en calma son la flor de naranja, la hierba de San Juan, la manzanilla, la malva y la valeriana.

Como verás existen muchas formas de colaborar con el bienestar de tu organismo que no incluyen fármacos. Plantearte una buena y equilibrada alimentación es sin duda el mejor punto de partida para comenzar a contrarrestar los efectos del estrés en tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest