Qué es un eczema

La palabra eczema viene de la palabra griega ekzein, que significa hervir. El eczema, (también conocido como dermatitis) es una condición de la piel seca. Es una condición muy individual que varía de persona a persona y se presenta de muchas formas diferentes. No es contagioso, así que no se puede contraer de otra persona.

En los casos leves de eczema, la piel está seca, escamosa, roja y con picazón. En los casos más graves puede supurar, formar costras y sangra. El rascado constante hace que la piel se divida y sangre y la deja abierta a la infección.

Qué es un eczema

El eczema afecta a personas de todas las edades, pero se da más a menudo en los niños. Aquellos niños que han padecido eczemas durante la primera infancia tienen más probabilidades de que lo vuelvan a sufrir en su adolescendia y madurez.

Uno de cada cinco niños y uno de cada doce adultos tienen eczemas. La dermatitis de contacto representa entre el 84 y el 90 % de las enfermedades de la piel en el trabajo.

El eczema atópico es una enfermedad genética basada en la interacción entre un número de genes y factores ambientales. En la mayoría de los casos habrá un historial familiar de cualquier tipo de eczema u otras condiciones atópicas, como el asma o la fiebre del heno.

Acerca de nuestra piel

Para entender lo que es un eczema y cuál es su causa, es útil saber algo acerca de las diferencias entre la piel sana y la piel afectada por eczemas.

Nuestra piel proporciona una barrera fuerte y eficaz que protege al cuerpo de las infecciones o la irritación. La piel está formada por una fina capa externa, una bastante elástica en el medio, y una capa de grasa en el nivel más profundo. Cada capa contiene células de la piel, agua y grasas, las cuales ayudan a mantener y proteger la condición de la piel.

La piel sana

Las células de la piel sana se rellenan con agua, formando una barrera protectora contra el daño y la infección. Las grasas y aceites en la piel ayudan a retener la humedad, mantener la temperatura corporal y también evitar las sustancias o bacterias dañinas entren nuestros cuerpos.

Una forma de representar la forma en que la piel funciona es pensar en ella como una pared de ladrillos. Las células externas de la piel son los ladrillos, mientras que las grasas y aceites actúan como el cemento que mantiene todo junto y actúa como un sello. Las células de la piel se atraen y mantienen dentro del agua, y las grasas y aceites también ayudan a mantener el agua adentro.

Qué son los eczemas

La función de barrera de la piel eczematosa

Si tienes eczema, puede que la piel no produzca la cantidad de grasas y aceites necesaria, como las otras personas, y por ello, será menos capaz de retener el agua. La barrera de protección, por lo tanto, no es tan buena como debería ser. Se abren huecos entre las células de la piel debido a que no están suficientemente rellenas con agua.

La humedad se pierde entonces desde las capas más profundas de la piel, permitiendo que las bacterias o los agentes irritantes pasen a través, más fácilmente. Algunas sustancias cotidianas contribuyen a romper la piel. El jabón, los baños de burbujas y otros productos no suelen destruir el aceite de la piel, pero si tienes eczema de la piel se rompe con mayor facilidad, irritándose rápidamente, y apareciendo grietas e inflamándose.

Debido a que la piel con eczema es propensa a la desecación y se daña fácilmente, es más susceptible de volverse roja y se inflama al contacto con sustancias que irritan o causan reacciones alérgicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest