Tratamiento antigrasa

Si se tiene el pelo graso, puede ser difícil evitar que se engrase. Éstas son unos consejos fáciles que pueden llevarse a cabo para reducir o incluso resolver el problema del cabello graso.

Pasos del tratamiento antigrasa

Tratamiento antigrasa

Lavar el cabello con frecuencia, pero no todos los días. El lavado diario puede hacer que los aceites capilares sean despojados demasiado rápido, animándolos a regresar, ya que incluso se genere más grasa para compensar la pérdida. Si se tiene el cabello naturalmente grasosa, se recomienda que sólo se lave cada 2-3 días.

  • Es importante buscar un champú que funcione en el pelo grasiento. El mejor tipo de champú es el que elimina el exceso de grasa sin resecar el cabello. Es posible que esta búsqueda requiera un poco de tiempo en el que probar y equivocarse para encontrar uno bueno (pedir consejo al peluquero).
  • Usar un champú clarificante una vez al mes. Este tipo de champú está diseñado para eliminar cualquier acumulación de grasa y producto en el cabello. No utilizar un champú clarificante todos los días. Para el lavado diario usar un champú suave que no acabe con los aceites del cabello.

Tener cuidado con los acondicionadores. Evitar el uso de ellos en la raíz, ya que ésta parte del cabello ya está hidratada por los aceites naturales (grasas). El acondicionador debe en realidad, nutrir la terminación del pelo, así que se debe tratar de mantener su uso sólo en la mitad inferior del cabello.

Si el pelo se enreda fácilmente, aplicar algo hidratante y sedoso; una cantidad muy pequeña de aceite de oliva funciona bien. Usar sólo la cantidad suficiente que haga que las manos brillen ligeramente y, a continuación, aplicar sobre el cabello lejos del cuero cabelludo.

Exigencia con los productos del pelo. No utilizar demasiado o se notará un incremento en el peso del pelo y acumulación de residuos. Mantenerse alejado de los geles y gominas, ya que dará la impresión de que el pelo está grasiento cuando en realidad no lo está.

Tener cuidado cuando se busca un producto que aporte más brillo al cabello. Esto puede provocar un aspecto aceitoso en aquellos que tienen el cabello graso.

Cepillar sólo lo necesario. No cepillar sobre el pelo demasiado, ya que el cepillado estimula las glándulas sebáceas y es probable que aumente la producción de grasas y aceites.

Evitar tocar o cepillar. Es importante evitar en la medida de lo posible tocar y cepillar el pelo en exceso. Sobre todo después de comer o preparar alimentos grasos, ya que se pueden transferir los aceites alimentarios al cabello. Lo mismo ocurre caundo se aplica a la cara un maquillaje aceitoso – apartar el pelo de la cara antes de aplicar el maquillaje y no tocar el pelo con los dedos cubiertos de maquillaje -. Usar un peine para quitar los enredos, no los dedos.

Consejos para el tratamiento antigrasa

Enjuagar el cabello con agua tibia y al final cerrar la cutícula con agua fría para dar brillo. El agua caliente retira los aceites del cabello haciendo que el cuero cabelludo los reponga inmediatamente.

Probar una pequeña cantidad de vinagre como enjuague final. Comenzar con 1 cucharada por cada 236 ml de agua e ir ajustándolo. El olor desaparece a medida que se seca el pelo.

Cortar las puntas del cabello con regularidad. Esto ayudará a no dañar el cabello y éste aparecerá más grueso y fuerte.

Solución rápida para cabellos grasientos. Se puede utilizar talco para bebé o champú seco para que el cabello luzca menos grasoso. Simplemente se frotan las raíces, pero con cuidado de no poner demasiado.

Secar el pelo alejado de la frente. La frente puede ser una zona donde la piel es grasa, por lo que mantener el pelo lejos de la frente ayudará a asegurar de que éste no absorbe los aceites de la piel.

No alisar el pelo regularmente. Alisar el pelo realmente lo daña, tanto a través del calor como con procesos químicos. El calor de las planchas hace que el cabello produzca más grasas, y esto se suma a que mientras se plancha se toca para enderezarlo y esto también lo engrasa.

Consejos para el tratamiento antigrasa

No tocar el pelo. La mayoría de las personas no se dan cuenta de lo mucho que tocan su cabello con las manos a lo largo del día. Corren muchos aceites y suciedad en las manos que acaban en el cabello, haciendo que se engrase con mucha rapidez, en especial, cuando se suda.

No lavar con demasiada frecuencia. Si se tiene la costumbre de lavar el pelo todos los días, es importante dejarlo sin lavar durante una semana para obtener los aceites capilares perdidos de vuelta. Únicamente durante una semana, no más. También puede utilizarse un acondicionador de aceite profundo de oliva o coco. Una vez que se comience a lavar el pelo otra vez, lavarlo cada 2-3 días. De este modo, da tiempo suficiente para que el cabello reemplace los aceites naturales, sin producir exceso de grasa.

Cambiar de champús. El uso de un único champú siempre hace que se acumule demasiado producto en el cabello. Probar champús de conmutación cada semana. También puede usarse un champú clarificante una vez a la semana.

Cuidado cuando el pelo está mojado. Evitar acostarse con el pelo mojado o hacerse una cola de caballo cuando está mojado.

Cambiar la funda de almohada a menudo. Los aceites y la suciedad de la piel se queda en la funda de almohada y se pega al cabello mientras dormimos.

Evitar el exceso de planchado.

No acondicionar las raíces. Echar acondicionador de la parte superior de las orejas hacia abajo. No ir más arriba de la parte posterior de la cabeza, ya que ésta ya dispone de grasas naturales y se crearía un exceso de grasas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest