Botox para los pies

Rate this post

Botox para el olor de pies

El mal olor de pies empieza con unos pies sudorosos, lo cual puede ser un problema con consecuencias embarazosas. Puede que no sea el peor mal en el mundo, pero si los calcetines o prendas que se lleven en los pies están constantemente húmedas y sudorosas, puede ser que padezca de hiperhidrosis. La hiperhidrosis es el término médico para la sudoración excesiva y botox es una forma de tratarlo.

El botox trabaja mediante la paralización de ciertos músculos, por lo que el caso del uso cosmético, le da a su rostro una apariencia más suave y reduce la aparición de arrugas. Para el tratamiento de la hiperhidrosis, el botox bloquea los nervios que informan a la glándula del sudor para producir una gran cantidad de sudor.

A pesar de que las manos y los pies tienen cada uno alrededor de un cuarto de millón de glándulas del sudor, el mal olor de pies es más común que las manos sudorosas. Esto es debido a que las bacterias que crecen en los calcetines, zapatos y los pies, causan un olor desagradable. Recuerda, el sudor en sí no tiene olor. Cuando el sudor hace que los zapatos y calcetines estén cálidos y húmedos, las bacterias atrapadas en el interior comienzan a alimentarse y a continuación, excretan un ácido orgánico que desprende ese olor desagradable.

Las inyecciones de botox puede ser un poco dolorosas y es posible que debas realizarte el tratamiento varias veces antes de que experimentes algún resultado. Incluso si consigues que tus piel terminen oliendo mejor, tendrás que repetir el proceso cada cuatro meses, ya que los efectos son temporales. La buena noticia es que el riesgo de efectos secundarios del botox es mínimo.

El primer paso en el tratamiento de los pies malolientes es una cita con un dermatólogo. Él podrá diagnosticar con facilidad la hiperhidrosis. Así podrás asegurarte de que la sudoración y el olor no son síntomas de otra enfermedad. Una vez se sepa a qué es debida la sudoración en los pies, podrás discutir las opciones disponibles de tratamiento, incluyendo Botox.

Botox para el dolor de pies

El dolor en los pies es frecuente en pacientes diabéticos debido al daño en los nervios sin embargo, un nuevo tratamiento con botox dar ese gran alivio tan necesario. Los médicos de Taiwan han estado experimentando con inyecciones de la toxina botulínica tipo A (botox) en los pies de pacientes diabéticos. Han descubierto que pueden reducir considerablemente el dolor del nervio del pie relacionados con este tipo de tratamiento.

Los Médicos de la Universidad Médica de Taipei han puesto a prueba el botox en 18 pacientes con diabetes tipo 2 que sufren de neuropatía (dolor en los nervios del pie). Los pacientes fueron divididos en 2 grupos, un grupo recibió el botox, mientras que el otro recibió inyecciones de solución salina de agua.

Los pacientes fueron analizados en el inicio del estudio y en una puntuación media del dolor de 00 a 10 su puntuación fue 6,36. Después de 12 semanas de inyecciones de Botox, la calificación promedio fue 2,53. Los pacientes que estaban recibiendo las inyecciones de solución salina no mostraron una reducción notable dolor. El 44% de los pacientes tienen una reducción de 3 puntos en su puntuación después de más de 12 semanas de tratamiento.

Los pacientes también fueron capaces de dormir mejor ya que el dolor neuropático del pie diabético se había reducido. Los médicos concluyeron que este puede ser un método eficaz de tratamiento para los diabéticos, pero las investigaciones sobre la dosis óptima y precisa de las inyecciones del tratamiento debe seguir investigándose.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest