Genocosmética personalizada antiaging

La piel envejece a medida que pasa el tiempo por culpa de la acción del sol, nuestros ritmos biológicos y otros factores externos como pueden ser el estrés y la ansiedad. Estas acciones que inevitablemente acaban teniendo un efecto devastador en nuestra piel, hacen que se dañe el ADN de las células a medida que pasa el tiempo. Cuanto mayores nos hacemos, más difícil es que las células sean capaces de regenerarse con eficacia, de modo que sin poder remediarlo, terminamos viendo los signos del paso del tiempo en nuestra piel: manchas del sol, arrugas, deshidratación e incluso flacidez.

Qué es la genocosmética

Por lo tanto, si bien es cierto que el envejecimiento se debe al paso del tiempo y factores externos, el origen del mismo se encuentra dentro del ADN de nuestra piel. Si bien podemos intentar reducir el estrés y otros factores, es imposible lograr un control absoluto y por tanto, será necesario trabajar sobre lo que realmente podemos controlar, el ADN celular de la piel.

¿Pero si es tan sencillo, por qué no se ha hecho antes? El paso del tiempo es inevitable, debemos ser conscientes de que no podemos frenar esto, pero podemos conseguir ralentizar el envejecimiento. Hasta el momento, la mayoría de los tratamientos antiaging eran dermocosméticos cuyo efecto se centraba en la propia piel, pero no en su raíz, en su ADN. Ahora, están apareciendo nuevos tratamientos estéticos que se centran en la acción genética, atacando el foco del problema y luchando contra él desde el núcleo de la célula. De este modo, se alarga la vida de las células de nuestra piel y se ralentica el proceso de envejecimiento, permitiendo la reparación celular de la piel.

El ADN y la piel

No cabe duda de que el aspecto físico de una persona en cuanto al envejecimiento de su piel está totalmente ligado a su genética. El proceso de envejecimiento es complicado, se ha descubierto que hay hasta 1500 genes diferentes que afectan a este proceso y que están directamente relacionados con la textura de la piel, su hidratación (humedad de la misma), elasticidad, su capacidad de protección ante la luz del sol, su capacidad antioxidante, etc.

La hidratación de la piel y el envejecimiento

Uno de los factores principales que afectan negativamente al aspecto joven de nuestra piel es la falta de hidratación. Con el paso del tiempo, el cuerpo va perdiendo agua, y esta menor hidratación hace que la piel empeore su acpecto. La pérdida de colágeno también influye directamente en el envejecimiento.

Genes implicados en el envejecimiento

Se ha descubierto en los últimos años que algunos genes dan a la piel una mayor resistencia antiaging. Las personas que poseen este gen son más resistentes a la acción de la luz solar (los rayos ultravioletas) y por tanto, son propensos a envejecer más lentamente.

Cremas personalizadas con el ADN

Todos los sabemos, lo personalizado funciona mejor. Cada marca de cosméticos al final es capaz de ofrecernos como mucho 2 o tres tipos de cremas en función a nuestra piel: grasa, seca, mixta, etc. pero…¿Crees que sería posible conseguir un tratamiento tan personalizado que se basase en tu propio ADN? Y en ese caso, ¿cuales serían los resultados? Deja de imaginar, ahora es posible con la genocosmética.

La genocosmética ofrece tratamientos antiaging personalizados que se basan en el estudio del ADN celular de cada una. Dado que la genética influye hasta en un 60% en el proceso de envejecimiento, tiene sentido que se ataque el problema desde ese mismo foco.

En general los estudios del ADN de la piel se centran en 9 aspectos fundamentales de la piel:

  • Sensibilidad del piel
  • Arrugas actuales
  • longevidad celular
  • Patologías dermatológicas que sufre el paciente.
  • Equilibrio hidrolípidico
  • Sensibilidad a la luz (fotosensibilidad)
  • Pigmentación
  • Elasticidad de la piel
  • Oxidación

La elaboración del estudio del ADN de la piel, los hábitos alimentarios del paciente y los del cuidado de su piel permiten crear un tratamiento personalizado antiaging que generalmente incluye un combinado de ingredientes adaptados a las necesidades de cada persona. De este modo, el aspecto de la misma se verá mejorado directamente.

Un comentario sobre “Genocosmética personalizada antiaging

  • el 16/10/2017 a las 14:40
    Permalink

    La genocosmética nos ayuda a frenar el paso del tiempo a través de los genes, personalizando y diseñando tratamientos para activar los componentes biológicos combatiendo los signos de envejecimiento. La genocosmética es la ciencia que estudia la capacidad que tienen los cosméticos, para actuar sobre el genoma de las células cutáneas, con el fin de modular su expresión genética.

    La investigación médica y biológica no cesa y menos cuando se trata de temas tan primordiales como la búsqueda de la juventud. Los estudios sobre la descodificación del Genoma Humano nos traen nuevas funciones de los genes, las interacciones entre ellos y cómo influyen en la fisiología del organismo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest