Ejercicio y Presoterapia

Rate this post

La presoterapia puede hacer que el esfuerzo que inviertes en ejercicio vaya más allá, es decir, que puedas sacarle un mayor provecho. La combinación de ejercicio con presoterapia te puede ayudar a perder grasa y reducir la celulitis de una manera mucho más rápida y mucho más efectiva. Si sólo haces ejercicio, o sólo sigues el tratamiento de presoterapia, perderás peso y/o volumen pero si haces las dos cosas a la vez, sin duda el resultado aparecerá mucho más rápido.

El duro ejercicio (como correr, montar en bicicleta, spinning, natación, etc.) proporciona la una potente lipolítica (liberación de grasa). Este estímulo es mucho más fuerte que lo que te podría proporcionar cualquier medicamento o droga. Y, contrariamente a estos medicamentos o drogas, el ejercicio es bueno para ti y está libre de efectos secundarios.

En definitiva, el ejercicio es una fuente de salud y forma física que debes aprovechar siempre que puedas. Todo el dinero que inviertas en tratamiento estará mejor amortizado si acompañas a estos tratamientos con un poco de ejercicio deportivo.

Por otro lado, la liberación de grasa afecta a todo el cuerpo. No se puede reducir la grasa en un área específica jercitando sólo los músculos adyacentes. Peor aún, las áreas que sufren de poco drenaje linfático (como los tejidos de la celulitis) en realidad se benefician menos de los efectos lipolíticos del ejercicio que los tejidos con buena circulación. Es decir, cuando hagas ejercicio no pienses en eliminar centímetros sólo de un área concreta. Esfuérzate en ejercitar todo tu cuerpo y le sacarás todo el partido posible. De este modo, conseguirás una mejor circulación de la sangre y como consecuencia una menor retención de líquidos.

Y es aquí donde entra en juego la presoterapia. La presoterapia mejora significativamente el drenaje linfático y acelera la eliminación de la grasa liberada por las células de grasa y la celulitis en general.La grasa se quema para producir energía por los músculos. Si combinas la presoterapia con ejercicio, los resultados aparecerán mucho más rápido y tu esfuerzo se compensará mucho antes.

La sinergia es obvia: el ejercicio estimula la liberación de la grasa de las células de grasa, la presoterapia se asegura de que esta grasa se saque fuera de las células de grasa hacia los músculos y, a continuación, los músculos queman esa grasa para obtener energía. ¡No está mal! ¿verdad?

Sería perfecto si pudieras correr y hacerte las sesiones de presoterapia al mismo tiempo, pero esto es imposible, puede ser peligroso tener una sesión de presoterapia, antes o después del ejercicio. Debes de esperar un poco después de realizarte una sesión de presoterapia para poder hacer ejercicio. Igualmente, también debes esperar después de haber hecho ejercicio para realizarte esa sesión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest