Obesidad en el Embarazo

Rate this post

¿Estás preocupada por la obesidad en tu embarazo? Comprender los riesgos de la obesidad durante el embarazo es importante para poder poner una solución y llegar a tener un embarazo saludable.

La obesidad durante el embarazo puede tener un gran impacto en tu salud y la de tu bebé. Infórmate sobre las posibles complicaciones y las recomendaciones en relación a tu sobrepeso y qué debes hacer para tener un embarazo sano.

Obesidad en el Embarazo

¿Qué se considera obeso?

La obesidad se define como el exceso de grasa corporal. Existe una fórmula basada en la altura y el peso de la persona a través de la cual sacamos el IMC (Índice de Masa Corporal) y que se utiliza a menudo para determinar si una persona es obesa. Si bien debe ser el un médico el que determine si la persona es obesa o no, esta fórmula puede ayudarnos a hacernos una idea.

  • Por debajo de 18,5 – Peso Bajo
  • Entre 18.5 y 24.9 – Peso Normal
  • Entre 25 y 29.9 – Sobrepeso
  • Entre 30 y 39,9 – Obeso
  • Más de 40 – Obesidad extrema

¿Afecta la obesidad afecta a la capacidad de quedar embarazada?

Ser obesa puede dañar la fertilidad mediante la inhibición de la ovulación normal. La obesidad también puede influir en el resultado de la fertilización in vitro (FIV). A medida que aumenta el IMC de una mujer, también lo hace el riesgo de que la FIV no tenga éxito.

¿Cómo puede la obesidad afectar a mi embarazo?

La obesidad durante el embarazo aumenta el riesgo de diferentes complicaciones durante el embarazo, incluyendo:

  • La diabetes gestacional. Las mujeres que son obesas tienen más probabilidades de tener diabetes durante el embarazo que las mujeres que tienen un peso normal.
  • Preeclampsia. Las mujeres que son obesas tienen un mayor riesgo de desarrollar presión arterial alta y proteínas en la orina después de la semana 20 de embarazo.
  • Infección. Las mujeres que son obesas durante el embarazo corren mayor riesgo de infecciones del tracto urinario. La obesidad también aumenta el riesgo de infección después del parto, si el bebé nace por vía vaginal o por cesárea.
  • La trombosis. Las mujeres que son obesas durante el embarazo corren mayor riesgo de una enfermedad grave en la que un coágulo de sangre se forme dentro de un vaso sanguíneo.
  • Apnea obstructiva del sueño. Podrían estar en mayor riesgo de un trastorno del sueño que puede ser grave y en el cual la respiración se detiene repetidamente y comienza. El embarazo también puede empeorar la apnea obstructiva del sueño existente.
  • Atrasos en el parto. La obesidad aumenta el riesgo de que el embarazo se prolongue más allá de la fecha prevista de parto
  • Problemas laborales. La inducción del parto es más común en las mujeres obesas. La obesidad también puede interferir con el uso de ciertos tipos de medicación para el dolor como por ejemplo, la anestesia epidural.
  • Cesárea. La obesidad durante el embarazo aumenta el riesgo emergencia y la necesidad de hacer cesárea. La obesidad también aumenta el riesgo de complicaciones tales como retraso en la cicatrización e infecciones de heridas. Las mujeres que son obesas tienen menos probabilidades de tener un parto vaginal exitoso después de una cesárea (PVDC).
  • Pérdida del Embarazo. La obesidad aumenta el riesgo de aborto involuntario y muerte fetal.

Riesgos Obesidad y Embarazo

Cómo afecta la obesidad al bebé

La obesidad durante el embarazo puede causar varios problemas de salud para el bebé, incluyendo:

  • La macrosomía. Las mujeres que son obesas tienen un mayor riesgo de tener un bebé considerablemente de mayor tamaño que el promedio y que tiene más grasa corporal que los bebés normales. La investigación sugiere que a medida que aumenta el peso al nacer, también lo hace el riesgo de obesidad infantil.
  • Las condiciones crónicas. La obesidad durante el embarazo podría aumentar el riesgo de que el bebé desarrolle enfermedades del corazón o diabetes en la edad adulta.
  • Los defectos de nacimiento. Las investigaciones sugieren que también se puede aumentar ligeramente el riesgo de tener un bebé que nazca con un defecto de nacimiento, como un problema con el corazón o una enfermedad que afecte el cerebro o la médula espinal (defecto del tubo neural).

Cuánto peso debo aumentar durante el embarazo

Su peso antes del embarazo y el índice de masa corporal (IMC), así como tu salud y la del bebé, juegan un papel importante en determinar cuánto peso se debe aumentar durante el embarazo. Consulta con tu médico para determinar qué es mejor en tu caso y para controlar el peso durante el embarazo.

Empieza por considerar estas pautas generales para el aumento de peso durante el embarazo cuando se es obesa:

  • Embarazo único: Si eres obesa y llevas un bebé, el aumento de peso recomendado es de 5 a 9 kilos.
  • Embarazo múltiple: Si eres obesa y estás embarazada de gemelos u otro embarazo múltiple, el aumento de peso recomendado es de 11 a 19 kilos, dependiendo del caso.

En lugar de ganar o perder una cantidad específica de peso durante el embarazo, es posible que tu médico podría te aliente a centrarte en evitar el aumento excesivo de peso durante el embarazo.

¿Necesito atención especializada durante el embarazo?

Si eres obesa, el médico vigilará muy de cerca tu embarazo. Dependiendo de las circunstancias en las que te encuentres, es posible que tu médico te recomiende:

  • Las primeras pruebas para la diabetes gestacional. A las mujeres con riesgo de diabetes gestacional se les hace una prueba de detección llamada prueba de tolerancia a la glucosa. A menudo se hace entre las semanas 24 y 28 del embarazo. Si eres es obesa y estás embarazada, tu médico podría recomendar la prueba de detección incluso en la primera visita prenatal. Si los resultados son normales, es probable que se repita la prueba de cribado entre las semanas 24 y 28 del embarazo.
  • Retraso en la ecografía fetal. La ecografía fetal es una técnica de imágenes que usa ondas de alta frecuencia de sonido para producir imágenes del bebé en el útero. La ecografía fetal se realiza normalmente entre las semanas 18 y 20 del embarazo para evaluar el crecimiento de un bebé y su desarrollo. Dado que las ondas de ultrasonido no penetran fácilmente en el tejido adiposo abdominal (la grasa) la obesidad durante el embarazo puede interferir con la eficacia de esta ecografía. Los resultados del ultrasonido pueden ser más detallados si la prueba se hace un par de semanas más tarde, por ejemplo, entre las semanas 20 y 22 del embarazo.
  • La ecocardiografía fetal. El médico puede recomendar una ecografía fetal que proporcione una imagen detallada del corazón del bebé (ecocardiografía fetal) entre las semanas 20 y 22 del embarazo. Esta prueba se utiliza para descartar o confirmar un defecto congénito del corazón.
  • Frecuentes visitas prenatales. A medida que el embarazo progresa, el médico podría recomendar visitas prenatales más frecuentes para controlar tu salud y la salud del bebé.También se puede recomendar hacer ecografías fetales con mayor regularidad. Los ultrasonidos pueden ayudar al médico a evaluar el crecimiento del bebé.

Cómo conseguir un embarazo saludable

Puedes limitar el impacto de la obesidad en tu embarazo y asegurar tu salud y la de tu bebé de las siguientes maneras:

  • Programa una cita antes de la concepción. Si eres obesa y estás pensando en quedar embarazada, habla primero con tu médico, ya que podrá recomendarte una vitamina prenatal diaria y referirte a otros profesionales de la salud (como un dietista o un especialista en obesidad) que pueda ayudarle a hacer cambios en tu estilo de vida y alcanzar un peso saludable antes del embarazo.
  • Busca atención prenatal regular. Las visitas prenatales pueden ayudar al médico a vigilar tu salud y la del bebé. Explica a tu médico cualquier condición médica que puedas tener (como la diabetes, la presión arterial alta o apnea del sueño) y habla sobre qué puedes hacer para controlarlo.
  • Haz una dieta saludable. Trabaja con tu médico o con un dietista en mantener una dieta saludable y evitar el aumento excesivo de peso. Ten en cuenta que durante el embarazo, necesitas más ácido fólico, calcio, hierro y otros nutrientes esenciales. Una vitamina prenatal diaria puede ayudar a llenar los vacíos. Consulta al médico si tienes necesidades nutricionales especiales.
  • Mantente físicamente activa. Consulta sobre maneras seguras de mantenerse físicamente activa durante su embarazo.
  • Evita las sustancias peligrosas. Si fumas, pide ayuda para dejar de fumar. El alcohol y las drogas están fuera de los límites, también. Obtén la aprobación de tu médico antes de empezar o dejar de tomar cualquier medicamento o suplemento.

La obesidad durante el embarazo puede aumentar el riesgo de complicaciones para tu y tu bebé. Para aliviar la ansiedad, trabaja en estrecha colaboración con tu médico, que podrá ayudarte a evitar el aumento excesivo de peso y controlar el crecimiento del bebé y su desarrollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest