Dietas Personalizadas

Rate this post

Los planes de dietas personalizadas son muy populares y a menudo tienen bastante éxito porque se adaptan a las necesidades de cada paciente. Normalmente, las dietas personalizadas se realizan tanto a personas que se han realizado cualquier tipo de cirugía bariátrica como a aquellas que desean perder peso y no lo han conseguido a través de una dieta standard.

Dietas Personalizadas

Cómo hacer una dieta personalizada

¿Quieres hacer una dieta que cubra tus necesidades específicas, en lugar de una fórmula molde sacada de algún libro o gurú de la dieta? He aquí cómo personalizar un plan de alimentación que te ayudará a adelgazadr y a mantenerte en tu peso ideal.

Si bien es posible equiparar el término dieta con un plan para comer menos, una dieta se compone en realidad de todo lo que se come, lo que significa que hay dietas saludables y dietas no saludables. La evaluación de tu dieta personal puede ser un método útil para identificar si estás comiendo de manera sana. También puede ayudar a identificar las áreas que se pueden mejorar. Si acudes al médico éste también querrá obtener una mejor comprensión de lo que está comiendo para desarrollar un plan de tratamiento específico.

Consulta la dieta de la gelatina

Apunta todo lo que comes

Apunta en un bloc o donde te sea más cómodo todo lo que comes y bebes durante un período especificado. La duración de este análisis puede variar. Si eres tú mismo quien va a realizar el propio análisis, puedes optar por una semana. Si acudes a un médico o nutricionista es posible que te pida evaluar los hábitos alimenticios durante dos o cuatro semanas. Cuando estés haciendo esta evaluación, come como lo harías normalmente, sin miedo y sin cambiar la dieta por miedo a que alguien te juzgue. El objetivo de un análisis de la dieta consiste en examinar los hábitos alimenticios típicos para hacer los ajustes necesarios. Si cambias estos hábitos en el periodo del análisis, el resultado del mismo no será corecto y la dieta seleccionada no hará efecto.

Revisa las etiquetas nutricionales

Revisa la etiqueta de información nutricional para saber la cantidad de calorías, grasas, azúcares, fibra dietética y proteínas que hay en cada alimento que vas a comer. Puedes apuntar estos datos en el mismo sitio en el que estés apuntando lo que comes y bebes.

Dietas Personalizadas

Haz la suma

Suma la cantidad de calorías y otros valores diarios para obtener una base para el análisis. Por ejemplo, si comes 300 calorías en el desayuno, 500 calorías en el almuerzo y 450 calorías en la cena, la adición de estos valores juntos produce un total de 1.250 calorías totales al día.

Compara las calorías

Compare la cantidad total de calorías que comes cada día en funciñon a la cantidad diaria recomendada para una persona de su edad y su sexo. Tu médico o nutricionista puede ayudarte a determinar tus necesidades calóricas. En promedio, los adultos deben consumir 2.000 calorías por día, lo que puede variar de acuerdo a la edad y nivel de actividad.

Compara las grasas

Compara la cantidad total de gramos de grasa que consumes en comparación con la ingesta de grasa recomendada. Se debe limitar la ingesta de grasa total a entre 44 y 78 g al día aproximadamente. Comer demasiada grasa sin hacer ejercicio puede conducir al aumento de peso y al desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

Compara los azúcares

Compara la ingesta de azúcar a las recomendaciones del médico y limita el consumo de azúcar a 45 g por día si eres un hombre y 30 g si eres una mujer. Si eres es diabético/a, es posible que el médico te recomiende un límite inferior o eliminarlo por completo de la dieta.

Compara las proteínas

Evalúa la ingesta de proteínas y compárala con la cantidad diaria recomendada. En una dieta de 2.000 calorías, las cifras debe ser entre 50 y 175 g de proteína al día para proporcionar energía al cuerpo y mantener los músculos sanos. Las proteínas puede ser obtenida de carnes magras, así como legumbres y otras proteínas de origen vegetal.

Visita al Médico

Visita al médico o nutricionista para identificar las áreas que parecen ser excesivas o deficientes. Por ejemplo, si consumes más de la cantidad recomendada, tendrás que reducir la ingesta de ciertos alimentos o comer versiones de estos alimentos que se cocinen de forma más saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest