Cataratas

Rate this post

¿Qué son las cataratas?

Contrariamente a la creencia popular, una catarata no es una película que se crea sobre el ojo. En realidad es la opacidad de la lente natural del ojo. De ahí que uno de los nombres alternativos que recibe las cataratas es opacidad del cristalino.

Si tienes dudas sobre si podrías estar desarrollando cataratas, tu oftalmólogo podrá confirmártelo pero es posible que a través de este artículo resuelvas algunas de tus dudas.

Cataratas

Tipos de cataratas oculares

Existen tres tipos principales de cataratas: esclerótica nuclear, cortical y subcapsular posterior. Cuando una persona envejece puede desarrollar uno de estos tipos de cataratas o una combinación de cualquiera de ellos al mismo tiempo.

  • Catarata Esclerótica Nuclear
  • Catarata Cortical
  • Catarata Subcapilar posterior

La Catarata Esclerótica Nuclear es el tipo más común de catarata senil. Está causada principalmente por el endurecimiento y la coloración amarillenta de la lente a través del tiempo. La palabra nuclear hace referencia a la opacidad gradual de la porción central de la lente, llamado el núcleo. El término esclerótico se refiere al endurecimiento, o esclerosis, del núcleo del cristalino.

Cuando este tipo de catarata progresa, cambia la capacidad del ojo para enfocar y la visión de cerca puede mejorar temporalmente. Este síntoma se conoce como segunda vista, pero la mejoría de la visión que produce no es permanente.

Una catarata esclerótica nuclear progresa lentamente y puede necesitar muchos años de desarrollo gradual antes de que comience a afectar a la visión.

La Catarata Cortical se refiere a la opacidad blanca, o áreas nubosas que se desarrollan en la corteza del cristalino, que es el periférico (borde de la lente). Los cambios en el contenido de agua de las fibras de la lente crean hendiduras que se parecen a los radios de una rueda que apunta desde el borde exterior de la lente hacia el centro.

Estas fisuras pueden hacer que la luz que entra en el ojo se dispersen creando problemas de visión borrosa, deslumbramiento, en el contraste y la percepción de profundidad. Las personas con diabetes están en riesgo de desarrollar cataratas corticales.

La Catarata Subcapilar posterior comienza como una pequeña área opaca o nubosa sobre la superficie posterior de la lente. Se llama subcapsular porque se forma por debajo de la cápsula del cristalino, que es una pequeña membrana que encierra la lente y lo mantiene en su lugar.

Las cataratas subcapsulares pueden interferir con la lectura y crear efectos halo alrededor de las luces y los brillos. Las personas que usan esteroides, tienen diabetes, miopía extrema, y/o retinitis pigmentosa pueden desarrollar este tipo de cataratas. La Catarata subcapsular se puede desarrollar rápidamente y los síntomas pueden llegar a ser visible en unos meses.

Ojo con cataratas

Síntomas de las cataratas

  • Sensación de penumbra o de ver borroso.
  • Se ven los colores tenues o apagados.
  • Mala visión con poca luz.
  • Deslumbramiento nocturno, halos o destellos
  • El deslumbramiento durante el día

Si siente alguna molestia o dolor con estos síntomas, consulte a su oculista de inmediato, puede ser un signo de una afección más grave.

Las técnicas avanzadas hacen que sea más seguro y más eficaz que nunca el tratamiento de las cataratas. La cirugía de catarata moderna, puede corregir cataratas y al mismo tiempo muchos otros errores de refracción, como miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia. Algunas opciones quirúrgicas podrán disponer de mejora de la visión a cualquier distancia sin necesidad de gafas o lentes de contacto.

Durante la cirugía de cataratas, el cristalino opaco se reemplaza con un lente artificial avanzada llamada lente intraocular o LIO.

El 95% de los pacientes que optan por colocarse una lente intraocular o LIO, con el fin de recuperar la visión de lejos consiguen que su visión sea tan buena como antes de sufrir las cataratas. Y quienes optan por las lentes intraoculares especializadas incluso pueden experimentar mejoría de la visión más allá de lo que tenían antes de desarrollar cataratas.

Las cataratas pueden reducir la calidad de vida incluso en las primeras etapas, y pueden causar ceguera si no se tratan. Por lo tanto, hable con su médico sobre qué tratamiento de cataratas es el adecuado para usted.

Por qué se desarrollan las cataratas

¿Por qué se desarrollan las cataratas?

A diferencia de otros órganos del cuerpo, como por ejemplo la piel, el cristalino del ojo no puede eliminar las células viejas. Con el tiempo, las células se acumulan y provocan el engrosamiento de la lente. Otros cambios en las células de las proteínas del cristalino hacen que las células se agrupen formando las cataratas y nublando la lente.

Con el tiempo, la catarata crece hasta el punto que distorsiona cómo la luz pasa por la lente, causando síntomas como visión borrosa, débil y sin brillo.

En sus primeras etapas, las cataratas pueden causar un deterioro gradual de la visión que es casi imperceptible. Por lo tanto, es importante tener una revisión anual ocular para detectar estos cambios.

Otras causas de las cataratas

La mayoría de la gente, por lo general, desarrollan cataratas a lo largo del tiempo, pero aproximadamente el 1% de las personas con cataratas nace con ellas. Es muy común asociar la enfermedad a los adultos pero también pueden padecerla los niños. También es posible adquirir las cataratas a edad temprana o a través de un traumatismo, una enfermedad o el uso de ciertos medicamentos.

Los siguientes factores pueden causar o contribuir al desarrollo temprano de cataratas:

  • Las enfermedades sistémicas, incluyendo la diabetes y el hipotiroidismo
  • Ciertas afecciones oculares como el glaucoma de ángulo cerrado, inflamación crónica y extrema miopía
  • Irradiación para tratar un tumor del ojo (la causa más común de cataratas en personas menores de 40)
  • La cirugía para tratar el glaucoma, la cirugía vítreo-retiniana, o desprendimiento de retina
  • La exposición a luz ultravioleta, como la de las luces fluorescentes y monitores de ordenador
  • La exposición a toxinas, tales como el uso crónico de corticoides, el humo del cigarrillo o el alcohol
  • Otro trauma en el ojo, tal como una lesión penetrante directa, una contusión o una descarga eléctrica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest