Aplicaciones de las celulas madre

Rate this post

Si existe un espacio en la investigación científica que se encuentre invadido de esperanza y oportunidad para los avances, ese es el que estudia las aplicaciones de las células madre en la medicina.

Aplicaciones de las celulas madre

Un futuro claro se abre frente a nosotros, donde casi podría decirse que se encuentra la solución a enfermedades que desde hace muchísimos siglos asolan a nuestra humanidad y para las cuales aún no se han encontrado efectivas curas. Tratamientos contra el Párkinson, la diabetes, el Alzheimer son algunos de los que más luz y esperanza ofrecen en el mundo de la medicina de investigación.

¿Qué son las células madre?

Las células son las fundamentales responsables de que nuestro organismo funcione correctamente. Sin ellas seríamos un conjunto de piezas que no sabrían operar y, en definitiva, no tendríamos vida. Para que las células existan necesitamos de otras, que podríamos llamarlas supercélulas, y que son las encargadas de producirlas.

La función de las células madre, como su nombre lo indica, es crear nuevas células cuando las que ya existen han cumplido su ciclo vital. Esto lo hacen a través de un método conocido como división celular (en el que pueden crear nuevas células madre o células de otro tipo, dependiendo de las necesidades del organismo).

El trabajo de las células madre es sumamente importante para la salud de nuestro organismo ya que, en el caso de que otras células mueran o enfermen, ellas tendrán que activarse para reparar los tejidos dañados, sustituyendo las células muertas por otras nuevas.

Aunque a simple vista el tratamiento con células madre genera muchísima controversia y resulta extraño, la medicina intenta convencernos de lo contrario. Se trata de conseguir darle al organismo lo que necesita para regenerarse solo; por lo que podría consistir en un método muy natural.

Aplicaciones de células madre en tratamientos médicos

Como nuestro organismo tiene una cantidad limitada de células madre muchas veces no consigue sanar porque el trabajo que éstas hacen no es del todo eficiente, o no lo es tanto en comparación con el avance de la enfermedad. Los tratamientos con células madre proponen darle al cuerpo tantas nuevas células madre como necesite para contrarrestar los efectos de la dolencia. De este modo, podrían tratarse incluso aquellas enfermedades que resultan incurables al día de hoy.

Si una persona padece un ataque al miocardio, la cantidad de células madre de su corazón no serán lo suficientemente fuertes y numerosas como para producir las suficientes células que sanen la herida del músculo, pero con un trasplante de millones de células madre la curación podría ser más rápida y efectiva.

Aplicaciones de células madre en tratamientos médicos

Las aplicaciones de las células madre en la medicina son muchísimas. Desde, como decíamos, el combate de enfermedades de tipo degenerativo y genético, hasta la mejora del cutis, el pelo y la regeneración de músculos después de lesiones, por nombrar tan sólo algunos.

Dependiendo de los usos médicos que se hagan de las células madre, existen tres campos clínicos bien diferenciados.

Tratamientos inmunitarios (Inmunología)

Debido a su gran potencial, las células madre pueden ser sumamente útiles para acompañar ciertos tratamientos con efectos secundarios que debilitan el sistema inmunitario del paciente, como es el caso de la radioterapia en el cáncer. A través del uso de células madre en la inmunoterapia, se puede colaborar con la recuperación rápida del sistema inmunitario. Las células madre se incorporar en estos casos a través de transfusiones de sangre extraída de la médula ósea o del cordón umbilical.

Tratamientos genéticos (Terapia Génica)

A través de la transfusión de células madre se pueden combatir ciertas enfermedades genéticas. Para ello el donante debe ser compatible con el enfermo (generalmente sólo ocurre con los familiares cercanos al paciente). Este trasplante se utiliza sobre todo en la gestación in vitro, para contrarrestar o corregir una mutación (los nuevos genes que se incorporan podrán en teoría trabajar de forma correcta y subsanar la enfermedad que era producida por el mal funcionamiento de las células del individuo).

Tratamientos regenerativos (Medicina Regenerativa)

En este caso las células madre ayudan a la formación de nuevos tejidos u órganos. Esta implementación de las células madre es todavía muy incipiente y experimental; no obstante, se cree que en ella podría residir la cura a fracturas de tipo óseo y a la mejora de enfermedades cardíacas producidas por malformaciones.

Por último, cabe señalar que entre los usos más empleados de las células madre en medicina se encuentra la regeneración de piel que ha sido dañada por lesiones o quemaduras (consiste en la formación de una nueva piel in vitro partiendo de células madre del paciente). También se utiliza para regenerar tejidos del sistema coronario o nervios de la médula espinal. Y aunque éstos son tratamientos experimentales, ya gozan de una gran aprobación por parte del cuerpo médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest